Importancia de un abordaje multidisciplinar de enfermedades inmunomediadas como la artritis idiopática juvenil

 Es fundamental la derivación temprana desde Atención Primaria 

El tratamiento y abordaje multidisciplinar de las enfermedades inmunomediadas y el papel del pediatra a la hora de tratar estas patologías es fundamental. La artritis idiopática juvenil, la segunda enfermedad crónica más frecuente en la infancia, es una dolencia inflamatoria inmunomediada que cursa por brotes y, durante su transcurso, puede presentar manifestaciones más allá de la afectación articular, es decir, puede ir asociada a otras patologías autoinmunes.

Puede guardar relación con otras enfermedades inmunomediadas como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), la psoriasis y la uveítis. De hecho, entre un 15% y un 20% de los niños con AIJ pueden padecer también uveítis, una inflamación de la capa media del ojo que, en los casos más graves y si no se controla a tiempo, puede llegar a provocar ceguera.

Derivación temprana

El diagnóstico precoz es fundamental para los pacientes con AIJ y el papel del pediatra de Atención Primaria es clave, ya que cuanto antes se realice ese diagnóstico, menor será el retraso que se produce entre el inicio de los síntomas y el comienzo del tratamiento. Al igual que ocurre con los pacientes adultos, en el caso de los niños se debe realizar un abordaje integral que incluya, además de la valoración de la actividad de la enfermedad, los trastornos locales del desarrollo y la repercusión de la enfermedad en los ámbitos familiar, social, escolar y de ocio.

En los últimos años las herramientas de diagnóstico han evolucionado mucho, al igual que los tratamientos y se ha conseguido que el pronóstico de las enfermedades reumáticas en los niños haya cambiado radicalmente. El diagnóstico precoz y el tratamiento correcto consiguen, en muchos casos, un adecuado control de la enfermedad y una buena evolución del niño.

En este sentido, Inmaculada Calvo, jefa de la Unidad de Reumatología Pediátrica del Hospital La Fe (Valencia), afirma que “algunos estudios indican que entre el 16% y el 33% de pacientes con EII pueden presentar una artritis asociada. Por este motivo, es fundamental que ante cualquier síntoma articular e intestinal exista una derivación temprana desde Atención Primaria. La colaboración entre los servicios de Reumatología pediátrica y Gastroenterología pediátrica y el tratamiento precoz son fundamentales. De la misma manera hay que prestar especial atención a la presencia de manifestaciones cutáneas como la psoriasis, en la cual el 20 – 30% de los pacientes pueden desarrollar artritis psoriásica.

La AIJ afecta aproximadamente a 1 de cada 1.000 menores de 16 años y alrededor del 60% de los niños la seguirán padeciendo en la edad adulta. Es una enfermedad que supone un impacto importante en quienes la padecen.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.