Avance para diagnosticar el alzhéimer de manera no invasiva

La búsqueda de nuevos biomarcadores permitirán una detección temprana de la enfermedad

Investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV), pertenecientes al Centro de Biomateriales e Ingeniería Tisular (CBIT), en colaboración con Enrique Mollá, radiólogo del Hospital de La Ribera, han creado una nueva herramienta no invasiva para ayudar al diagnóstico del alzhémier en sus fases más tempranas.

Se trata deAltea -acrónimo de Alzhéimer TExture Analyzer-, un software que, a partir del análisis de texturas 2D y 3D del hipocampo, extrae biomarcadores de alzhéimer, ayuda a detectar en qué fase está la patología y permite descubrir alteraciones imperceptibles para el ojo humano. Por el momento, se ha desarrollado una versión beta para ser utilizada en investigación.

A día de hoy, el diagnóstico de alzhéimer sigue siendo fundamentalmente clínico, lo que provoca que no pueda detectarse hasta que aparecen los primeros síntomas, o incluso más tarde, cuando el daño neuropatológico es ya grave. Por ello, se hace necesaria la búsqueda de nuevos biomarcadores que permitan una detección temprana de la enfermedad de forma no invasiva.

ALTEA permite visualizar y segmentar imágenes de resonancia magnética y, a partir de ellas, extrae y analiza diferentes parámetros de textura cerebrales, convertidos en biomarcadores de la enfermedad de alzhéimer. Los biomarcadores son indicadores biológicos que se pueden medir y relacionar su presencia e intensidad con el desarrollo de una enfermedad).

“A la luz de los resultados preliminares obtenidos, podemos afirmar que tanto el análisis de texturas 2D como el 3D son herramientas muy potentes que podrían complementar y mejorar en gran medida el diagnóstico de la enfermedad de alzhéimer. ALTEA ayudaría al diagnóstico temprano y a diferenciar las diferentes etapas de la enfermedad”, David Moratal, investigador del Centro de Biomateriales e Ingeniería Tisular de la UPV.

El software desarrollado por los investigadores de la UPV lo que hace es un procesamiento matemático de las imágenes, a partir del cual extrae unos parámetros que permiten cuantificar la homogeneidad o heterogeneidad de la región hipocampal. Con estos parámetros se puede detectar en qué fase está la enfermedad y ayudar a descubrir alteraciones imperceptibles a simple vista.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.