El alcohol y el tabaco causan daño cardiovascular precoz en un millón de adolescentes

Según un estudio publicado en el ‘European Heart Journal’

El consumo de alcohol y tabaco en adolescentes, incluso en pequeñas cantidades, se asocia con la rigidez arterial precoz, un biomarcador que puede mejorar la predicción del riesgo cardiovascular, según un estudio en ‘European Heart Journal’.

El consumo entre adolescentes de alcohol y tabaco, incluso en pequeñas cantidades, se asocia con un aumento de la rigidez arterial, un biomarcador que puede mejorar la predicción del riesgo cardiovascular. Así se desprende del estudio Alspac publicado por la Sociedad Europea de Cardiología en European Heart Journal.

“Los resultados de Alspac son importantes debido a la gran frecuencia de consumo de estas sustancias en este grupo de población”, ha explicado Vicente Arrarte, presidente de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Arrarte ha recordado que “precisamente el alcohol (75,6%) y el tabaco (34,7%) son las drogas más consumidas por los estudiantes españoles”, a tenor de los últimos datos de la Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España (Estudes 2016-2017), realizada a estudiantes de 14 a 18 años. Y aunque los menores prueban las drogas cada vez más tarde, a los 14 años, la incidencia del consumo de alcohol y tabaco se incrementó en 2016 respecto a 2014. Así, 50.000 jóvenes más se iniciaron en 2016 en consumo de tabaco respecto a 2014, mientras que en 2016, fueron 37.900 menores más los que empezaron a consumir alcohol respecto a 2014.

A lo largo de 2016, 1.160.200 estudiantes declararon haber consumido alcohol, y un total de 534.900 aseguraron haber consumido tabaco. “Según los datos del estudio Alspac, todos estos jóvenes, cuando sean mayores, tendrán más predisposición a padecer una enfermedad cardiovascular”, ha añadido Arrarte.

El estudio se llevó a cabo mediante cuestionarios en los que se analizó el consumo de alcohol y tabaco a los 13, 15 y 17 años de edad en 1.266 participantes, de los cuales 425 eran hombres y 841, mujeres.

Los fumadores adolescentes analizados en el ensayo percibieron un aumento en su velocidad de la onda del pulso carótido – femoral (OVP)  en comparación con los no fumadores. “Esta medida es la que se utiliza para estudiar el daño arterial y la rigidez de los vasos, por lo que resulta un marcador que nos aporta información sobre la posibilidad de desarrollar enfermedad arterial de manera más precoz en comparación con el grupo no fumador”.

Los fumadores activos, tanto los de mayor intensidad como los de menor, presentaron mayor OVP en comparación con los no fumadores. “Uno de los puntos más significativos de este registro es que los que dejaron de fumar durante el seguimiento recuperaron su salud arterial”.

En el estudio Alspac se aprecia, además, un efecto sumatorio de la cantidad de cigarrillos fumados y la intensidad de consumo de alcohol, por lo que los muy fumadores que también eran grandes bebedores tenían una OVP más alta en comparación con los que nunca habían fumado, y versus los bebedores de bajo consumo.

Fuente: Diario Médico

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.