Bruxismo, una enfermedad inconsciente

Por Elia Ramos, doctora en Odontología

El bruxismo es un movimiento nocturno, inconsciente, intenso y rítmico de los músculos de la masticación. Es muy frecuente en los niños (bruxismo juvenil), sin que a esas edades se considere patológico, sino una forma natural de desarrollo de la dentición y un estímulo del desarrollo muscular y óseo de los huesos de la cara, tendiendo a la desaparición al alcanzar la segunda década de la vida.

En la edad adulta, se estima que lo padece entre un 5% y un 20% de la misma, de forma crónica, y la mayor parte de las personas no son conscientes de padecerlo. Sin embargo, el hábito bruxista puede ocasionar múltiples problemas dependiendo de la frecuencia y la intensidad con la que se dé.

Su etiología es multifactorial, se han descrito factores desencadenantes y permanentes, entre los que destacan los contactos dentarios prematuros, interferencias producidas por malposiciones, el estrés, algunas enfermedades del sistema nervioso o la ingesta de fármacos estimulantes.

El bruxismo se manifiesta clínicamente con hipertrofia y dolor en los músculos masticatorios, sobre todo, en los más potentes como el músculo temporal que produce dolor en la sien y el músculo masetero con molestias en la mandíbula, alteraciones de la función masticatoria y dolor y ruidos en la articulación temporomandibular.

Los desgastes dentarios representan un signo que, con muchas frecuencia, refieren los pacientes y facilita mucho el diagnóstico. Pueden llegar a ser de tal magnitud que altere la altura de la boca, lo que se conoce como pérdida de la dimensión vertical. Estos desgastes continuados tienen como consecuencia la aparición de hipersensibilidad en los dientes.

El tratamiento del bruxismo pasa por la rehabilitación de las arcadas dentarias mediante tallados selectivos, prótesis dentales o incluso ortodoncia, tratamiento de los aspectos psicológicos reduciendo el estrés, relajación muscular mediante fisioterapia y la utilización de férulas de relajación que reducen la sintomatología y las complicaciones.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.