¿Qué es el bruxismo?

Dra. Lia Brugué. Odontóloga

El bruxismo es la fricción, generalmente involuntaria, de los dientes. Suele ser más habitual durante la noche, mientras se duerme, pero también es posible que se realice durante el día, mientras hacemos trabajos cotidianos y sin darnos cuenta de que lo hacemos.

Los casos leves no requieres tratamiento. Pero si el hábito persiste y es suficientemente intenso, hay que detenerlo, porque puede llegar a tener consecuencias graves, como ahora la perdida de esmalte y el desgaste del diente.

Serrar o resbalar los dientes puede dañar la estructura de las piezas dentales, presionar los músculos y los tejidos que envuelven la mandíbula hasta crear trastornos de la masticación y, en consecuencia, provocar contracturas de los músculos de la cara, dolor de cabeza, dolor de oído e insomnio.

Se desconoce cual es la causa exacta, pero si que podemos destacar diversos factores que influyen en el desarrollo del bruxismo, como, por ejemplo:

-El estrés y la ansiedad.

-Algunas enfermedades como ahora la epilepsia, el Parkinson, la demencia, el trastorno del sueño, como la apnea del sueño o las parasomnias.

-Algunos medicamentos, como ahora los antidepresivos.

-Dientes mal alineados.

-El consumo de tabaco, alcohol y drogas etc.

Los principales síntomas del bruxismo son:

-Dolor en la cara o el oído.

-Dolor de cabeza.

-Dientes fracturados, partidos, con cierta movilidad, con desgaste en el esmalte o bien con hipersensibilidad al frio, o al calor o a los dulces.

-Dolor, rigidez o inflamación en la mandíbula.

-Sensibilidad muscular.

TRATAMIENTO

En algunos casos no hace falta tratamiento porque el bruxismo es leve o se supera de manera espontánea, especialmente durante la infancia. En caso de que sea necesario, el tratamiento tiene el objetivo de reducir la fricción de los dientes, mejorando los síntomas y prevenir complicaciones, El uso de las férulas y protectores bucales durante la noche acostumbra a ser una opción muy efectiva.

Estos dispositivos igualan la presión sobre la mandíbula y crean una barrera física entre los dientes superiores e inferiores para evitar que se dañen.

LOS PROTECTORES BUCALES

Son similares a los que se utilizan para la práctica de algunos deportes, como ahora el boxeo. Son de goma o de plástico y se pueden hacer a medida. Son más económicos que las férulas, pero acostumbran a durar menos tiempo (como máximo un año).

LAS FÉRULAS DE DESCARGA

Son moldes de la propia dentadura elaborados con un material plástico especifico. Son más caras que los protectores, pero son más resistentes y pueden durar varios años.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.