Investigar con animales en equipos radiológicos garantiza la excelencia en el tratamiento

Dr. Luis Donoso, presidente de la Sociedad Europea de Radiología, director del Centro de Diagnóstico para la Imagen del Hospital Clínic de Barcelona.

La radiología actual utiliza equipos de adquisición de imágenes de muy altas prestaciones y de alto valor. Estos equipos permiten establecer diagnósticos muy precisos y guiar la eficacia de los tratamientos. Tanto el conocimiento de las manifestaciones específicas de la enfermedad en un paciente concreto —su fenotipado— como el efecto concreto que se produce en una lesión o un órgano —su tratamiento dirigido— son la base de la medicina moderna. Sin estos conocimientos, muchos pacientes no se beneficiarían de los nuevos conocimientos que continuamente se están desarrollando.

La transferencia de información entre la investigación experimental preclínica en animales y la innovación clínica con nuevos tratamientos se desarrolla mejor con la sinergia entre los institutos de investigación y los hospitales de referencia. Esta facilidad es la base de la rapidez en la implementación de una medicina basada en la evidencia científica que trate mejor y de forma más fiable nuestras enfermedades.

Los centros de referencia sanitaria, aquellos en los que la investigación y la innovación están integradas, garantizan la mejor atención sanitaria y las mayores tasas de curación. Los equipos radiológicos más modernos y actualizados, con las mejores prestaciones, los muy singulares, no sólo se emplean para estudiar pacientes sino también para evaluar científicamente con modelos animales los patrones de enfermedad y los efectos de terapéuticos más avanzados.

En la experimentación con animales las condiciones de higiene son estrictas y con una supervisión veterinaria exhaustiva. Además, la utilización de los equipos se hace esperando completamente las agendas, con unos protocolos de limpieza establecidos y con pautas y normas de trabajo normalizadas que garantizan la seguridad de los pacientes y de los animales estudiados. Todo ello con la aprobación de los comités reguladores pertinentes. El control de los resultados obtenidos asegura su validación y reproducibilidad en otros centros antes de su uso clínico general. Todos estos protocolos están establecidos en base a normativas sanitarias internacionales. De hecho, la probabilidad de contagio es muchísimo más alta entre pacientes que el riesgo prácticamente inexistente de infección entre animales y pacientes.

En España, afortunadamente, contamos con algunos de estos referentes internacionales en innovación médica donde los estudios científicos con animales facilitan la utilización racional de los recursos disponibles, tan caros y tan difíciles de obtener, y mejoran nuestro posicionamiento en la implantación de esta medicina de calidad. Entre estos centros contamos con los hospitales universitarios La Fe de Valencia y Clínic de Barcelona. Su esfuerzo por acercar la mejor medicina, aquella más controlada y mejor definida, para beneficio de los pacientes que acuden a estos centros de referencia es un orgullo de la sanidad española. Esta práctica tan singular como necesaria es también frecuente en Europa (como en el Erasmus Medical Center en Roterdam y el Centro Biomédico de Investigación de la Universidad de Coimbra) y habitual en Estados Unidos (la mayoría de centros universitarios).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.