Primer estudio para conocer el impacto de la Covid-19 en Párkinson

El estudio Covid & Párkinson analizará en qué medida la infección por SARS-CoV-2 afecta a pacientes y, si en el caso de desarrollar la Covid-19, cuál es su gravedad.

La enfermedad de Párkinson, como otras muchas patologías de carácter neurodegenerativo, han estado y están en el punto de mira del contexto Covid-19 al afectar, mayoritariamente, a personas de edad avanzada con comorbilidades que podrían considerarse de mayor riesgo para la infección por SARS-CoV-2 o que ésta se desarrolle con sintomatología más grave.

Sin embargo, hasta el momento, apenas hay información de cómo la infección por coronavirus afecta a los pacientes con esta enfermedad. Así, conocer cómo la pandemia está afectando a este colectivo de enfermos y a su entorno y emprender las medidas más adecuadas es el objetivo marcado por el recién iniciado ‘Estudio Covid & Parkinson’ que desarrollan la Fundación Curemos el Párkinson, junto con la Asociación Párkinson Galicia-Coruña y el Observatorio Párkinson de la Federación Española de Párkinson, con el aval científico del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Sin evidencias contundentes, pero sugerentes

En España, el Párkinson afecta a unas 160.000 personas, de las cuales el 37% la padecen en estado avanzado. Diego Santos García, neurólogo del Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña (CHUAC) y coordinador del proyecto, indica que “no hay evidencia de que tener enfermedad de Párkinson provoque que el paciente se encuentre inmunodeprimido y sea más susceptible a infectarse con el virus”.

Recalca que, aunque tampoco hay datos de un peor pronóstico en caso de sufrir la infección, es importante tener en cuenta dos aspectos: la edad y el estadio de la enfermedad neurológica. “El Parkinson es más frecuente en pacientes de edad avanzada y se sabe que el riesgo de complicaciones es mayor en este grupo de pacientes. Además, es posible que el desarrollo de la infección en parkinsonianos con un estadio evolucionado de la enfermedad, con problemas de movilidad, para tragar, demencia, limitaciones respiratorias, entre otros, sí pueda suponer un mayor riesgo de complicaciones, pero no hay evidencia científica”.

El ‘Estudio Covid & Párkinson’ pretende, por tanto, recoger información de una muestra representativa de esta población que ayude a conocer el estado actual de los afectados y el impacto real que esta pandemia tiene sobre ellos”, señala Santos, también secretario del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y vicepresidente de la Fundación Curemos el Parkinson.

El proyecto se llevará a cabo mediante una encuesta ‘on-line’ anónima y voluntaria a la que la persona con Parkinson o su cuidador/a accederán a través de los portales web y redes sociales de las entidades que colaboran en el análisis. Recogerá también información acerca del número de casos positivos, el número de fallecidos y la relación entre Parkinson y el riesgo de sufrir una infección y/o fallecer por la Covid-19.

Dificultades añadidas

La información sobre impacto que está teniendo la Covid-19 en los pacientes con enfermedad de Parkinson es prácticamente nula y las escasas publicaciones existentes se basan en cartas de opinión o recomendaciones, “pero no hay datos actuales sobre cómo está afectando la pandemia a los pacientes y si realmente la infección por SRAS-CoV-2 es más frecuente y grave en este grupo de pacientes”, añade Santos, quien recalca, no obstante, las dificultades por las que atraviesa este colectivo, en relación con su neurodegeneración.

 Tres tipos de factores marcan el diagnóstico en Parkinson avanzado

 “La situación actual provoca que las personas afectadas no puedan acudir a las terapias de rehabilitación necesarias para su mejora, lo que provoca una mayor aparición de los síntomas y un menor control de los mismos. Además, el confinamiento puede generar soledad y afectar a la salud psicológica y emocional de la persona”, explica Leopoldo Cabrera, presidente de la Federación Española de Párkinson.

La encuesta se realiza en toda España, y está dirigida a personas con Parkinson, familiares o personas cuidadoras que residan en este país. El cierre del estudio está previsto para el segundo semestre de 2020 y posteriormente se realizará una recogida y análisis de los datos. Raquel Serrano (DM)

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.