Más del 15% de la población padece rinitis alérgica

Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), unos ocho millones de españoles son alérgicos al polen, y el número va en aumento, debido a factores como la contaminación y el cambio climático. La afectación principal de alergia al polen es la rinitis, que padece entre el 15 y el 20% de la población.

Los síntomas pueden ser confundidos con los del catarro, ya que en ambos casos se produce picor en la nariz, congestión o enrojecimiento de ojos. Sin embargo, hay diferencias, como las características del moco, que en la alergia es muy líquido; y la duración, ya que el catarro se puede alargar como mucho una semana y la alergia se alarga mientras dure la exposición al alérgeno. Otro de los síntomas que distinguen a estas afecciones entre ellas es que la alergia no da fiebre.

Tal como explica David González de Olano, alergólogo adjunto del Servicio de Alergología del Hospital Ramón y Cajal (Madrid), “en la mayoría de ocasiones la rinitis es leve por lo que, si el paciente tiene molestias, es suficiente con el control sintomático con medicación, como antihistamínicos, colirios y sprays nasales”. No obstante, puede complicarse en asma, en cuyo caso será necesaria la intervención de un especialista. “Del mismo modo, si la alergia llega a ser limitante de las actividades diarias o aumenta la progresión año tras año, puede ser recomendable la vacuna, que es lo único que puede cambiar la evolución de la enfermedad”, señala este alergólogo.

Consejos para alérgicos al polen

Es recomendable que las personas alérgicas al polen sepan qué tipo de alérgeno la provoca y la época del año en la que dicho polen alcanza cantidades significativas en la atmósfera. Hay que evitar la actividad al aire libre en los días secos y calurosos, en los que hay mayor concentración de polen, antes y después de la lluvia y si hay viento. También se debe tener en cuenta que hay mayor emisión de polen entre las 5 y las 10 de la mañana y entre las 7 de la tarde y las 10 de la noche. Estos y otros consejos son ofrecidos por LETI en su campaña para informar sobre la alergia al polen y cómo combatirla.

Asimismo, se debe ventilar la casa, y es aconsejable tener cerradas las ventanillas cuando viaje en coche y utilizar filtros para pólenes, renovados regularmente. Hay que evitar secar la ropa en el exterior durante los días de mayor concentración de polen y utilizar gafas de sol en los días de viento.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.