Las dos últimas temporadas de gripe causaron 15.000 muertos en España

Ante la posible coestacionalidad del SRAS-Cov-2, un oportuno análisis del Centro Nacional de Epidemiología describe la evolución de la gripe en España en este siglo.

Científicos del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III, en Madrid, han analizado los niveles de transmisibilidad de las epidemias de gripe en España en lo que va de siglo. El estudio se ha publicado en Eurosurveillance, la revista del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), y supone un ‘mapa’ de cómo se ha comportado la gripe en España entre 2001 y 2018 según el tipo de virus, las temporadas y los grupos de edad.

Los resultados podrían facilitar acciones de salud pública para tratar de reducir la influencia de la epidemia y su mortalidad, más aún cuando el SRAS-Cov-2 puede añadirse y solaparse a los virus gripales estacionales confundiendo los diagnósticos y agravando la clínica. El estudio, cuya primera autora es Lidia Redondo Bravo, ha sido dirigido por Amparo Larrauri, que coordina el Grupo de Vigilancia de Gripe del CNE, centro que gestiona la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Además de investigadores del CNE, han participado científicos del Ciber de Epidemiología y Salud Pública (CiberESP); del departamento de Medicina Preventiva del Hospital La Paz; de la Dirección General de Salud Pública de Castilla y León, y del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España (SVGE), constituido por epidemiólogos y virólogos de las comunidades autónomas, el propio CNE y el Centro Nacional de Microbiología del ISCIII.

Subtipos dominantes

Los resultados de la investigación señalan que la transmisibilidad del virus de la gripe en lo que va de siglo en España es por lo general mayor en menores de 15 años, un dato que fue especialmente destacado en la pandemia de 2009 causada por el virus de la gripe A(H1N1) pdm09. La epidemia estacional de gripe con mayor intensidad en todos los grupos de edad en lo que va de siglo fue la que se desarrolló en la temporada 2004/2005.

Según el trabajo, en las temporadas en las que el subtipo A(H3N2) ha sido dominante o codominante, la gripe se ha presentado con mayor intensidad en personas mayores. Cuando el virus dominante era de tipo B, la epidemia gripal comenzó antes en menores de 15 años que en mayores de 65 años. Cabe recordar que hay 4 tipos de virus de la gripe (A, B, C y D), y que los causantes de las epidemiales estacionales son los tipos A y B. Los subtipos que actualmente circulan entre los seres humanos son el A(H1N1) y el A(H3N2). Los virus de tipo B no tienen subtipos, aunque sí pueden dividirse en dos linajes (B Yamagata y B Victoria).

Tras analizar las 18 temporadas, el estudio también revela que la duración media de la epidemia anual de gripe en España es de 8,7 semanas, y que de media pasan 4,3 semanas desde que comienza la epidemia hasta que alcanza su pico máximo. En 12 de las 18 temporadas analizadas la onda epidémica comenzó entre mediados de diciembre y la tercera semana de enero.

Planificación de recursos

Según los autores, estos resultados ayudan a conocer mejor el comportamiento estacional de los virus de la gripe y facilitan las predicciones sobre cuándo se produce el inicio y el pico de las epidemias gripales: “Esta información permite conocer cuándo la presión sobre el sistema sanitario será máxima durante una epidemia de gripe, orientando la toma de medidas de salud pública y la planificación de recursos de la forma más eficiente para reducir la morbilidad y la mortalidad asociadas a las epidemias estacionales de gripe cada año”.

El estudio se ha valido del denominado MEM (Moving Epidemic Method), que analiza las incidencias de gripe históricas y calcula para cada grupo de edad cuatro umbrales de incidencia, que definen cinco niveles de intensidad de la actividad gripal (base o por debajo del umbral epidémico, bajo, medio, alto y muy alto). La aplicación de este método a los datos del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España entre 2001 y 2018 ha permitido estimar la duración de las epidemias gripales, su inicio y fin y el nivel de transmisibilidad en los diferentes grupos de edad, según el tipo/subtipo de virus dominante en cada temporada.

El del Centro Nacional de Epidemiología ha estimado que en las dos últimas temporadas la gripe ha producido entre 500.000 y 700.000 casos leves atendidos en atención primaria; entre 35.000 y 52.000 hospitalizaciones, y entre 2.500 y 3.000 admisiones en UCI con gripe confirmada por laboratorio. Además, utilizando modelos poblacionales, se ha estimado que en las dos últimas temporadas la gripe pudo haber sido responsable de hasta 15.000 muertes. DM

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.