Implantado en España el primer dispositivo que modula la contractilidad cardiaca

Esta técnica evita reingresos y mejora la calidad de vida del afectado.

REDACCIÓN S Y M.- Un equipo del Hospital Universitario 12 de octubre de Madrid, de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Servicio de Cardiología, perteneciente al CiberCardiovascular (CiberCV), pionero en el abordaje y el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, ha realizado recientemente por primera vez en el país una intervención pionera consistente en la implantación del primer dispositivo que modula la contractilidad cardiaca. Se trata de un innovador mecanismo diseñado para tratar esta patología, enfermedad que afecta aproximadamente a un tres por ciento de la población adulta española y es la primera causa de hospitalización en mayores de 65 años.

Esta terapia ya ha sido probada con éxito en otros países, como Estados Unidos y Alemania, donde se han realizado ya más de 3.000 implantes. El dispositivo, denominado Optimizer Smart, se implanta de forma semejante a un marcapasos y actúa liberando pequeños impulsos eléctricos al músculo cardíaco durante su periodo refractario, fase en la que no realiza movimientos de contracción.

Su efecto incrementa significativamente la tolerancia al ejercicio y mejora la calidad de vida de los pacientes, con una disminución de la tasa de reingreso hospitalario. Una vez realizado el implante, se recarga semanalmente de modo externo en el domicilio del paciente de manera automática, lo que permite garantizar la longevidad del sistema, sin necesidad de recambiar batería.

Este primer implante realizado ha servido para mejorar la calidad de vida de la paciente tratada, reduciendo sus síntomas y mejorando los resultados de las pruebas con las que se mide su capacidad de esfuerzo de manera estable, realizadas después de tres meses de la intervención.

Beneficios de la modulación

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad que afecta a más de 25 millones de personas en el mundo; en España, al diez por ciento de las personas mayores de 70 años de edad, siendo la primera causa de hospitalización en pacientes adultos. Es una patología crónica, debilitante y potencialmente mortal que se produce cuando el corazón es incapaz de bombear la sangre suficiente para satisfacer las necesidades del organismo.

Los pacientes requieren tratamiento durante toda su vida, basado en hábitos de vida saludables y fármacos que deben ajustarse de manera personalizada. Algunos además son candidatos a otros tratamientos con dispositivos implantables. Es por ejemplo el caso de los desfibriladores que evitan la muerte súbita y el de los resincronizadores que tienen efectos beneficiosos sobre la mortalidad y los síntomas. Los pacientes que no son candidatos a estas terapias se beneficiarían de un implante de Modulación de Contractilidad Miocárdica.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.