El efecto del sol en la piel

Cuidados necesarios para evitar los melanomas o carcinomas.

S Y M REDACCIÓN. – Cada día prestamos más atención a la importancia de proteger la piel del sol. Con la llegada del verano, aumentamos las horas de exposición solar. Este incremento de actividad solar puede suponer algunos peligros, especialmente si no se toman las precauciones adecuadas. Una de las enfermedades que más preocupan es el cáncer de piel. El melanoma es el tipo de cáncer de piel que presenta más agresividad, ya que tiene una gran capacidad para generar metástasis, incluso en etapas tempranas. Se trata de un tumor causado por las células encargadas de producir melamina. Normalmente se origina en un lunar, siendo su principal síntoma el cambio de ese lunar, aunque también puede aparecer como una lesión nueva. Además del melanoma también está el carcinoma que es menos agresivo, pero que puede causar daño si se deja evolucionar. Las formas más habituales se presentan en pequeñas úlceras que no se curan, manchas rojas y ásperas o cicatrices que aumentan su tamaño.

DUDAS MÁS FRECUENTES

¿Solo el sol puede provocar cáncer de piel?

No, la edad es uno de los factores más comunes, sobre todo a partir de los 6O años. También tiene un fuerte peso la herencia genética. Uno de los mayores peligros del sol no solo es la exposición actual. El dermatólogo nos recuerda que “la piel tiene memoria y el daño solar es acumulativo. Esto quiere decir que las quemaduras solares repetidas en las mismas zonas (espalda, cara, escote y piernas son los sitios más habituales) incrementan la posibilidad de desarrollar un cáncer de piel incluso 20 o 3O años después de haberlas sufrido”,

¿Es cierto que las personas que se broncean fácilmente son menos propensas a sufrir cáncer de piel, mientras que las que se queman rápidamente tienen una mayor posibilidad?

Los dermatólogos aclaran que las personas con la piel, los ojos y pelo claro o pelirrojo tienen más riesgo de sufrir un cáncer de piel, ya que tienen más posibilidades de quemarse que las que tienen la piel más oscura. Esto es debido a que la melanina sirve de protección frente a los rayos ultravioletas y ellos tienen una menor cantidad. Sin embargo, no por tener la piel más oscura nos estaríamos librando del cáncer de piel.

Cuando recomiendan quitar un lunar, ¿quiere decir que hay cáncer?

No. No siempre se trata de un cáncer. Hay muchas lesiones sospechosas de malignidad que requieren de una biopsia para descartar un cáncer, pero que en muchos casos son lesiones benignas. En cualquier caso, siempre que el dermatólogo lo considere, es mejor descartarlo mediante esta sencilla técnica.

¿Si se ha tenido uno quiere decir que se puede tener más?

Efectivamente, las personas que han tenido un cáncer de piel del tipo que sea tienen más posibilidades de sufrir otro en el futuro. Para evitarlo, los dermatólogos hacemos revisiones con una prueba denominada dermatoscopia digital con una periodicidad que va descendiendo con el paso del tiempo.

¿Son realmente peligrosas las cabinas de rayos uva? ¿Y la fotodepilación?

Las cabinas de rayos UVA están ya consideradas como un factor de riesgo del cáncer de piel, ya que las sesiones serían como jornadas intensivas de sol sin fotoprotector lo que puede ir dañando el sistema de reparación celular de la piel de forma paulatina, incrementando el riesgo de que se produzca un cáncer de piel. De hecho, en algunos países como en Estados Unidos existe una normativa que alerta de que las cabinas de rayos UVA son un factor de riesgo para desarrollar un cáncer de piel, al igual que ocurre en España con las cajetillas de tabaco. Además, ya que se conoce el riesgo que conllevan, no se deberían dejar usar a menores. En cuanto a la fotodepilación, no supone ningún riesgo en cuanto al cáncer de piel. No hay ningún estudio que haya relacionado la fotodepilación con la aparición de melanomas. Únicamente podría resultar peligrosa si se realiza por personal no cualificado y en un centro que no reúna las condiciones requeridas, por la posible aparición de quemaduras.

¡SIGUE ESTOS CONSEJOS!

Se debe utilizar siempre un factor de protección solar con un SPF de 5O. Y ‘siempre’ es también al salir a la calle a dar un paseo cuando sabes que vas a estar expuesta al sol.

BRONCEADA SÍ, PERO POCO A POCO

Aunque un tono moreno favorece, hacerlo de una forma progresiva es mucho menos agresivo para la piel. Además, si evitas quemarte, el bronceado te durará más.

NO TE OLVIDES DE LA CABEZA

Cubrirla con una gorra o pamela no está de más, pero lo realmente eficaz es el protector solar.  Ahora hay muchos formatos, siendo el espray el más apropiado para poder llegar al cuero cabelludo. Tu melena también se verá favorecida con este tipo de productos.

LOS NIÑOS, SIEMPRE A LA SOMBRA

Aunque sea difícil mantenerlos bajo Ia sombrilla y con protección solar, el esfuerzo valdrá la pena.

Su piel es mucho más delicada y se quema con facilidad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.