10 preguntas sobre la angina de pecho

Se parece al infarto, pero no lo es.

Es un dolor repentino que suele producirse en situaciones en las que el corazón necesita más oxígeno (ejercicio, temperaturas extremas, emociones) y que al cabo de un rato desaparece. Saber cómo reaccionar es importante.

Se parece al infarto, pero no lo es. Es importante saber actuar a tiempo y acudir cuanto antes al médico. Detrás de esta enferme coronaria está la arterioesclerosis, una afección que endurece las arterias por la acumulación de placas de ateroma, una sustancia compuesta de grasa, colesterol, calcio y otros elementos que se encuentran en la sangre, lo que dificulta la circulación sanguínea.

  1. ¿Qué es la angina de pecho? El síntoma de dolor torácico de unas características generalmente típicas y de origen isquémico, es decir, debido a un desequilibrio entre la demanda de oxígeno que requiere el músculo cardiaco para contraerse y la oferta de oxígeno que le aporta la sangre que recibe a través de las arterias coronarias.
  1. ¿Cuánto dura el dolor? En la angina de pecho el dolor no suele durar más de 15 minutos, a veces hasta 30, pero nunca se prolonga horas o días de forma continua. Este se desencadena generalmente con la realización de un esfuerzo importante v desaparece cuando el paciente está en reposo. La angina de pecho es reversible y no provoca daño definitivo en el miocardio (el músculo del corazón).
  1. ¿A cuántas personas afecta? La angina de pecho causó en España alrededor de 60.000 ingresos hospitalarios en 2015, según la encuesta Recalcar de la Sociedad Española de Cardiología (secardiologia.es).
  1. ¿Qué se siente al sufrirla? El dolor de la angina de pecho puede aparecer en reposo de forma espontánea (en este caso tiene peor pronóstico) o estar desencadenado por diversos factores, generalmente el esfuerzo (el músculo cardiaco demanda más oxígeno), aunque existen otros como el estrés o el frío (disminuyen el calibre de la arteria coronaria por vasoconstricción arterial, reduciendo el aporte de sangre). “El tipo de dolor suele ser opresivo o constrictivo, no punzante (“como si pasara una apisonadora por el pecho”) y localizado habitualmente en la cara anterior del tórax, irradiado por el esternón a la mandíbula (“área de la corbata”), región cervical, hombros, miembro superior izquierdo o muñecas; v tiene una duración limitada que no suele sobrepasar los 15 minutos”, explica Francisco José Rodríguez Rodrigo, director del área de Docencia de Cardiología de HM Hospitales. Una característica típica es que se suele acompañar de una sensación de gravedad, de intenso malestar general, palidez v sudor frío.
  1. Si le pasa, ¿cómo puede distinguirla de un infarto? La principal diferencia está en la duración del dolor, que en Ia angina desaparece en reposo. “Un dolor que aparece de forma espontánea (más frecuentemente en las primeras horas de la mañana), duradero (más de 15 minutos), incluso y con deterioro severo del estado general, puede estar iniciando el cuadro de infarto”, advierte el doctor Rodríguez Rodrigo. Por su parte, en el caso del infarto el dolor no se resuelve con el paso del tiempo y acaba provocando daño al miocardio, con muerte celular (necrosis) y pérdida de función, lo que abre la posibilidad de aparición de graves complicaciones u otras patologías.
  1. ¿Siempre es igual de grave? Hay dos tipos de angina de pecho, estable e inestable. La primera es una enfermedad crónica. Se presenta de manera recurrente. aunque “algunos pacientes pueden incluso pasar largos periodos de tiempo sin síntomas”, advierte el doctor José Luis Palma, vicepresidente de la Fundación Española del Corazón (fundaciondelcorazon.com). Estas personas están controladas con un seguimiento clínico periódico, en el que se adapta la dosis de la medicación necesaria y se controlan los factores de riesgo, pero pueden seguir viviendo con normalidad. El riesgo está en la que se conoce como angina inestable, angina inestable, que es una enfermedad aguda. “En este caso los síntomas pueden aparecer con pequeños esfuerzos e incluso en reposo. Estos no ceden ni con comprimidos de nitroglicerina (el tratamiento habitual en estos casos). Los pacientes que Ia sufren requieren de atención médica urgente”, advierte Palma.
  1. ¿Cómo debo actual si me pasa? Ante un dolor así, llame al 112. En el hospital le harán un electrocardiograma y una analítica de los marcadores de daño miocárdico. “Permanecer en casa esperando a que el dolor evolucione favorablemente o que se solucione con analgésicos o cualquier otro medicamento es un grave error, ya que un episodio coronario no diagnosticado a tiempo puede conllevar serias complicaciones, incluso poner en riesgo la vida del paciente”, apunta el doctor Rodríguez.
  1. ¿Es el preludio de un infarto? La angina de pecho es el síntoma de que algo pasa en las arterias coronarias y si no se diagnostica y trata precozmente, el riesgo de infarto y sus complicaciones es alto”, advierte el experto.
  1. ¿Se puede prevenir? La mejor prevención es el control de los factores de riesgo cardiovascular: tabaco, sobrepeso, sedentarismo, diabetes, hipertensión, estrés y colesterol.
  1. ¿Cómo se trata? Suele prescribirse nitroglicerina (dilata arterias y revierte el dolor), betabloqueantes (bloquean la adrenalina, lo que reduce la tensión arterial y el corazón consume menos oxígeno) o calcioantagonistas (impiden que entre calcio en las células del corazón). Si no es suficiente, se practica una angioplastia, la cirugía que restaura el flujo de sangre en las arterias que se han estrechado o bloqueado.

Acabar con el sedentarismo

La Organización Mundial de Ia Salud reconoce el sedentarismo como el cuarto factor de riesgo de mortalidad es el causante directo del 6% de las muertes globales y el 30% de las cardiopatías isquémicas (infarto y angina de pecho).

En España, según la última Encuesta Nacional de Salud, eI 35,86 % de los hombres y el 46,64 % de las mujeres se reconocen sedentarios.

Realizar 150 minutos a la semana de ejercicio moderado o una hora de ejercicio vigoroso, puede reducir hasta en un 30 % el riesgo coronario, según la World Heart Federation.

El ejercicio físico moderado en mayores de 65 años disminuye la mortalidad cardiovascular en un 50 %, según un estudio presentado en el Congreso Europeo de Cardiología de 2016.

“EN LA MUJER PUEDE HABER SÍNTOMAS DIFERENTES”

A veces, en la mujer, el tipo de dolor anginoso puede ser atípico sin que estén aclaradas suficientemente las causas. Puede estar localizado fundamentalmente en el epigastrio (en la “boca del estómago”), en lugar de en la cara anterior del tórax. En ocasiones también puede acompañarse de otra sintomatología digestiva, como náuseas y vómitos, lo que a veces despista en el diagnóstico.

Dr. Francisco José Rodríguez Rodrigo. Cardiólogo

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.