Azurion, último avance en terapias guiadas por la imagen

Este nuevo equipo minimiza errores y reduce los tiempos de preparación e intervención

Redacción

El campo del intervencionismo guiado por la imagen ya dispone de una nueva plataforma de última generación de terapias guiadas por la imagen llamada Azurion. Este novedoso sistema, que ha sido desarrollado por la compañía Philips, ha sido el resultado de un programa de desarrollo de varios años de investigación en el que han colaborado especialistas de hospitales de todo el mundo. El equipo permite al clínico realizar procedimientos complejos en un entorno app, trabajando en paralelo y programando con antelación gran cantidad de tareas que facilitan la labor de los profesionales. Ello, tal y como cuenta la compañía sueca, minimiza errores y reduce los tiempos de preparación e intervención, en beneficio del paciente.

La plataforma cuenta con un diseño ergonómico de vanguardia y una interfaz intuitiva y muy fácil de usar similar al de una tablet. Esto es posible gracias a la utilización del sistema operativo ConnectOS, desarrollado también por Philips, para la integración en tiempo real de las informaciones obtenidas de todas las tecnologías relevantes de los laboratorios intervencionistas, y a que cuenta con más de 1000 componentes nuevos, entre ellos un detector de panel plano mejorado. Gracias a todos estos elementos, Azurion proporciona una alta calidad de imagen en dosis de radiografía ultra-bajas y procesamiento de imágenes en tiempo real en diferentes lugares dentro de la sala de hemodinámica.

Se trata del primer equipo de intervencionismo que resuelve el problema de la usabilidad

De esta manera, Azurion se convierte en el primer equipo de intervencionismo que resuelve el problema de la usabilidad, un avance fundamental en un ámbito de complejidad creciente como es el de las terapias guiadas por imagen que implica el manejo de diversas herramientas de imagen simultáneamente y en un entorno crítico en el que actuar con rapidez y de forma segura adquiere una importancia vital.

Los procedimientos mínimamente invasivos son una de las respuestas más eficaces en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, con beneficios indiscutibles tanto para pacientes, profesionales y la institución: un tratamiento neuro-cardiovascular permite una recuperación más rápida para el paciente a la vez que reduce complicaciones pos-operatorias; gracias a las nuevas herramientas de fusión de imagen, el profesional toma decisiones clínicas más seguras que reducen tiempos de intervención y aportan seguridad al procedimiento; Con cirugías mínimamente invasivas la institución logra reducir estancias hospitalarias, optimizar recursos humanos y tecnológicos lo que se traduce en ahorro de costes.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies